Nuestro cerebro ha evolucionado escuchando historias.
Su recordación es tan profunda que, si usamos las estrategias adecuadas, lograremos que cualquier capacitación sea, más que una obligación, un encuentro de compromiso y emoción.