por Joe Boyd
(traducción de: La Neurona Reina)

Cuento historias porque son la fuerza más poderosa del universo para hacer una diferencia en la vida de las personas. Las grandes verdades vienen a nosotros a través de las historias. Las historias nos forman constantemente y, independientemente de si las personas se percatan de ellos o no, la historia en la que creen que en un momento determinado tiene consecuencas monumentales.

Aquí hay tres grandes razones por las que creo que el Storytelling es tan poderoso.

1.Las historias son emocionales. Todas las personas, salvo algunos pocos psicópatas, toman decisiones en un nivel emocional. La lógica es importante, sí. Pero es fundamentalmente la emoción, apoyada por la lógica, lo que nos hace movernos o cambiar. Las historias cren emoción en nosotros como ninguna otra cosa. De hecho, sin historias no habría ninguan emoción del todo. La data no causa emoción, a menos que la conectemos a nostoros a través de una historia.

2. Las historias son comunales. Imagina tener a un completo extraño de pie frente a un cuarto con unos cuantos cientos de personas. Si comienza a recitar cifras las personas rápidamente nos vamos a aburrir. Si tratan de imponer sus creencias a nosotros nos vamos a ofender. Si piden algo de nosotros nos alejaremos. Pero si cuentan una historia –quizás de su más grande fracaso, de la primera vez que se enamoraron, del día en que enterraron a su padre– nos conectaremos. Las historias derriban barreras y crean empatía. Todas las diferencias entre nosotros se desvaneces cuando una una conexión humana auténtica ocure durante una historia. Es esa sensación de comunidad que trae a tu mente la vez en que tú fallaste, en que te enamoraste o enterraste a uno de tus padres. De pronto somos mucho más parecidos de lo que somos diferentes.

3. Las historias son imaginativas. Estamos programados para discutir sobre hechos y problemas. Desarrollamos ismos y –ologías para definirnos a nosotros mismos. Mientras que naturalmente criticamos estatutos definitivos, raramente discutimos inmediatamente una buena historia. Estamos listos para ir en un viaje con alguien. Podemos juzgarlos, pero no será en ese momento. En ese momento simplemente estamos presentes. Estar presente con alguien crea un espacio para que ocurra una conexión genuina.

Todos vamos por la vida con agendas explícitas e implícitas. No podemos evitarlos. Pero las historias nos permiten colocar nuestras agendas abajo por un momento –como un cese al fuego Navideño. Los asuntos con mayor carga política pueden ser discutidos tranquilamente en el contexto de la historia de alguien.

El Storytelling es mi trabajo. Manejo una creciente agencia creativa y una productora. Hacemos vídeos y web media, hacemos eventos y consultoría creativa. Cada día veo el poder de una historia bien hecha. También veo el peligro de una historia que acrece de emoción, congruencia o autenticidad. Algunas veces en el mundo de los negocios perdemos vista de lo más importante (Es fácil hacerlo. No puedo decir que no lo he hecho yo un par de veces). Pero lo más importante es contar una gran historia. Es la única forma de llegar a donde quieres ir.

Artículo original:
http://www.huffingtonpost.com/joe-boyd/3-reasons-storytelling-is_b_8332390.html